ISLAM Y AL-ANDALUS

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

En islamyal-andalus.es usamos cookies

Islamyal-andalus.es utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios, facilitando la navegación por nuestra web. Estamos haciendo todo lo posible por facilitar el uso de dichas cookies, así como su gestión y control al utilizar nuestros servicios.

¿Qué son las cookies?

Las cookies son pequeños archivos de texto que se almacenan en el dispositivo del usuario de Internet al visitar una página web. Es el operador del sitio web el que determina qué tipo de información contiene dicha cookie y cuál es su propósito, pudiendo además ser utilizada por el servidor web cada vez que visite dicha web. Se utilizan las cookies para ahorrar tiempo y hacer la experiencia de navegación web mucho más eficiente. No obstante, pueden ser usadas con varios propósitos diferentes que van desde recordar la información de inicio de sesión o lo que contiene su pedido de compra.

Existen una gran cantidad de guías en las que se explica lo que son las cookies, y para qué se utilizan. Pro nuestra parte, les explicaremos cómo afectan estas cookies a la página web de webexpertia, pero en el caso de que necesite más información al respecto, eche un vistazo a estas páginas:

¿Cómo utiliza webexpertia las cookies?

webexpertia tan solo utilizará las cookies que Usted nos deje utilizar. Podrá controlar sus cookies a través de su navegador. Podrá encontrar más información al respecto más adelante. Hemos utilizado algunas de las guías existentes para clasificar las cookies que usamos en varios grupos:

  1. Cookies de Rendimiento
  2. Cookies Funcionales
  3. Cookies de Marketing

A continuación encontrará más información sobre cada uno de estos tipos de cookies.

1. Cookies de Rendimiento

Se trata de cookies que recogen información sobre cómo utiliza el sitio web (por ejemplo, las páginas que visita o si se produce algún error) y que también ayudan a webexpertia a la localización y solución de problemas del sitio web. Toda la información recogida en las mismas es totalmente anónima y nos ayuda a entender cómo funciona nuestro sitio, realizando las mejoras oportunas para facilitar su navegación.

Dichas cookies permitirán:

  • Que Usted navegue por el sitio
  • Que webexpertia recompile información sobre cómo utiliza Usted la página web, para así entender la usabilidad del sitio, y ayudarnos a implementar las mejoras necesarias. Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

2. Cookies Funcionales

Nuestro propósito con estas cookies no es otro que mejorar la experiencia de los usuarios de webexpertia. Podrá rechazar en cualquier momento el uso de dichas cookies. webexpertia utiliza estas cookies para recordar ciertos parámetros de configuración o para proporcionar ciertos servicios o mensajes que pueden llegar a mejorar su experiencia en nuestro sitio. Por ejemplo, recuerdan el país o el idioma que ha seleccionado al visitar las páginas, y no se utilizan con fines de marketing.

Dichas cookies permitirán:

  • Recordar sus datos de inicio de sesión como cliente al volver a la página

Estas cookies no recogerán ninguna información sobre Usted que pueda ser usada con fines publicitarios, o información acerca de sus preferencias (tales como sus datos de usuario) más allá de esa visita en particular.

3. Cookies de Marketing

Dichas cookies son gestionadas por terceros, con lo que podrá utilizar las herramientas de éstos para restringir el uso de estas cookies. Algunas de las cookies se utilizan para enlazar a otras páginas web que proporcionan ciertos servicios a webexpertia, como puede ser el caso de Facebook, Twitter o Google. Algunas de estas cookies modificarán los anuncios de otras webs para adaptarlos a sus preferencias.

Estas cookies permitirán:

  • Enlazar con redes sociales
  • Pasar información sobre su visita a la página de webexpertia para adaptar anuncios en otras páginas.

Además de aceptar o rechazar el uso de ciertas cookies a través de la página web de webexpertia, también podrá gestionarlas haciendo uso de la configuración de su navegador.

Aquí tiene una fuente de información sobre cómo llevar a cabo dicho proceso: http://www.allaboutcookies.org/manage-cookies/

Tan solo leeremos o escribiremos cookies acerca de sus preferencias. Aquellas que hayan sido instaladas antes de modificar la configuración permanecerán en su ordenador y podrá borrarlas haciendo uso de las opciones de configuración de su navegador.

LAFUENTE ALCÁNTARA, EMILIO

HISTORIADOR. Nace, parece ser en 1825, en Archidona, localidad en la que muere en 1868. Hermano menor de Miguel Lafuente, no emprendió una empresa tan ambiciosa –o al menos, tan voluminosa- como la “Historia de Granada” de éste, pero se entregó a una intensa y constante labor de investigación, realizando compilaciones, traducciones e interpretaciones textos árabes, y poniendo a punto un material de trabajo de gran utilidad para historiadores posteriores. Para ello se sirvió en particular de labor de su hermano, entre los escasos investigadores andaluces o españoles, pero sobre todo de la obra original y los documentos que desempolvaron arabistas extranjeros como el holandés Reinhart Pieter Dozy, cuya “Historia de los musulmanes en España hasta la conquista de Andalucía por los Almorávides”, aparecida en 1861, marcó un hito en los estudios occidentales sobre Al-Andalus.

Poco hay que resaltar de la vida de Emilio Lafuente, centrada de manera absorbente en el trabajo de investigador, que quedó tempranamente truncado, al morir el 3 de junio de 1868, a los 43 años de edad, en su pueblo natal, Archidona. En enero de 1863 había ingresado en la Academia de la historia, de la que anteriormente fuera miembro su hermano Miguel, y fue director de la Biblioteca de San Isidro.

De su obra destaca el “Cantonero popular, colección escogida de seguidillas y coplas”, publicada en 1865, trabajo bastante sistemático y que vino a cubrir un importante vacío, Antes había publicado en Madrid, en 1859, “Inscripciones árabes de Granada, precedidas de una reseña histórica y de la genealogía de los reyes Alhamares”, que contiene la traducción e interpretación de las inscripciones, poemas y versículos entremezclados en la increíble filigrana que ornamenta el interior de la Alhambra; y en 1862 se había encargado de realizar el “Catálogo de los códices arábigos adquiridos en Tetuán por el Gobierno de Su Majestad”, adquisición ésta –la de Su Majestad, que tuvo curiosamente tanto de expolio colonial de Marruecos como de recuperación cultural para Andalucía Hizo también Emilio Lafuente la traducción de un clásico árabe anónimo del siglo XI, “Ajmar machmua”, publicado en 1867 en edición bilingüe, y finalmente en 1868 se editaba “Relaciones de algunos sucesos de los últimos tiempos del reino de Granada”.

EN EL PAÍS DE LOS CIEGOS... Para poder apreciar hoy la trascendencia que en su momento tuvo la obra de Emilio Lafuente, es preciso recordar el desolado panorama y la ignorancia supina que reinaban sobre todo lo relacionado con la historia y cultura andaluzas en el ya de por sí escuálido mundo cultural decimonónico español. Las hogueras inquisitoriales, las expulsiones y persecución de todo posible disidente, y la fabricación de una seudomemoria histórica postiza en torno a las ideas-mito de España, su unidad católica y la Tronquista, habían convertido cualquier ensayo de Historia española en un auto de fe. Las publicaciones de viejos testimonios y documentos así como la introducción de nuevos puntos de vista, por limitados y parciales que fueran todavía, abrió inevitablemente brechas en esa representación de nuestro pasado como eterna cruzada contra los infieles.

Y esto a pesar incluso de los presupuestos del mismo Emilio Lafuente que no llegaba a cuestionarse la versión oficial recibida. Es revelador de ello su discurso de ingreso en la Academia de la historia, en el que abundó en latiguillos como “La ocupación sarracena” y los sectarios de Mahoma”, y donde a los Reyes Católicos les dedicó ditirambos así de delirantes: “otro rey enérgico y la reina inmortal, que meditaron así de delirantes y dieron fin a las dos obras más grandes que la civilización española exigía: la extinción de los últimos resabios del feudalismo y la conquista del reino de Granada”. Ni que decir tiene que nadie, entre aquellos académicos, tan leídos, tan vitalicios y tan varones todos ellos, salió a advertir al recién llegado que difícilmente podían extinguir los Reyes Católicos aquello que, precisamente con la conquista del último reino andaluz, estaban apuntalando en toda la Península, mientras daban pasos acelerados para establecer aquí entre nosotros uno de los más terribles reductos feudales de Europa.

Pero más revelador aún sería el discurso de respuesta de Antonio Cánovas del Castillo, encargado de dar la alternativa oratoria a Emilio Lafuente. El político conservador calificó de “sorpresa para muchos “ –para él el primero- las “novedades” aportadas por el nuevo académico que, siguiendo a Dozy, explicó que, árabes”, así como numerosas luchas y contradicciones internas. La sorpresa debió todavía ser mayor cuando a Lafuente se le escapó un par de veces el término de “españoles” referido a los moros andaluces. ¡De modo que no eran una amalgama informe de enemigos de la Santa Cruz e invasores de España!. Con sus birretes académicos y un poco más de tripa, Canovas y sus colegas debían andar a la misma altura mental de El Guerrero del Antifaz.

No es casualidad que los hallazgos, tímidos pero apreciables de Emilio Lafuente, fueran coetáneos del surgimiento del primer movimiento cultural andalucista moderno, en torno al diario sevillano La Andalucía (1860) y a la personalidad de su director, Francisco María de Tubino. En vísperas de los grandes movimientos populares que darían lugar a la Gloriosa y a la Primera República, iba germinando una corriente multiforme de revalorización nacional andaluza, de recuperación lenta y progresiva de señas de identidad, de nueva lectura de etapas decisivas de nuestra historia. Un proceso ya difícilmente reversible, aunque el clima social y político de la Restauración lo frenara temporalmente.