Menu

Home Historia de Al-Andalus El poema de Fernán Gonzáles y el Cantar de Roldán

comunicados

Publicación digital Islam y Al-Andalus

El poema de Fernán Gonzáles y el Cantar de Roldán PDF Imprimir E-mail
Historia de Al-Andalus
Viernes, 01 de Febrero de 2008 00:00
Al revisar las caracterizaciones de los ´sarracenos´ en las gestas medievales, llama la atención que, separados por más de nueve siglos, la mirada de Occidente sobre al Otro siga siendo casi la misma Pagina nueva 1

La "mala imagen" del moro en la épica española y francesa. Representaciones de un trauma cultural.

 

 

Oriente-Occidente, la más actual de las confrontaciones.

Con la entrada de Osama Bin Laden al escenario mundial, los atentados de Nueva York, Madrid y Londres, así como la desastrosa campaña de Estados Unidos en Irak, un viejo término, violento y ´medieval´, cobra inusitada vigencia en el horizonte político y oficial del mundo occidental. Se trata del término cruzada, repetido o aludido una y otra vez en los discursos de los líderes de las grandes potencias. Cómo se explican sus renovados bríos en un mundo dominado por las comunicaciones, los viajes y la multiculturalidad, en donde la religión pierde importancia frente a los avances de la ciencia, la tecnología, el consumo y los modos de producción. Un mundo supuestamente ´globalizado´, ´informado´, ´tolerante´, ´heterogéneo´, un mundo que dice tender hacia la paz y la integración.

 

Al revisar las caracterizaciones de los ´sarracenos´ en las gestas medievales, llama la atención que, separados por más de nueve siglos, la mirada de Occidente sobre al Otro siga siendo casi la misma. El discurso y la actitud manifestada en estos textos poéticos sigue vigente en el pensamiento occidental: ese Otro es distinto y, por lo tanto peligroso. El Otro debe ser asimilado, reducido, domesticado o, en su defecto, exterminado. El modelo se repite con abrumadora coincidencia: nosotros, occidente, somos la democracia; nosotros, occidente, somos la libertad y la civilización; nosotros, occidente, tenemos la razón: actitud cristalizada en el grito de Rolando: "Paien unt tort e chrestiens unt dreit"[136]

 

Para la elaboración de este trabajo, seleccioné en particular dos textos épicos medievales; El Cantar de Roldán y El Poema de Fernán González. La razones de mi elección se debe a que son textos épicos representativos de la literatura medieval, canónicos, que gozaron de una amplia difusión en su tiempo y que además dan cuenta perfectamente de una determinada caracterización de los personajes ´sarracenos´.


Nociones generales acerca de la épica.

Aun en nuestros días los estudiosos de la épica no han llegado a acuerdos básicos sobre la naturaleza del género y, por consiguiente, el debate acerca de la épica, sus orígenes y finalidades, sigue tan abierto como siempre. Es cierto que las investigaciones del filólogo Milman Parry y su discípulo Albert B. Lord acerca de los cantores épicos en Yugoslavia han conseguido resultados asombrosos acerca de la estructura y composición de la poesía épica, sin embargo, el terreno de los estudios sobre la épica es incierto y los planteamientos, conclusiones y teorías siguen siendo debatidas una y otra vez por los expertos. La solución definitiva aún está lejos de vislumbrarse.

 

La caracterización de la poesía épica no es tan fácil como en un principio podría llegar a pensarse. El corpus de la épica abarca las más variadas regiones del globo, así como diversos períodos de la historia de la humanidad. Desde el Gilgamesh, cuyas primeras tablillas conservadas datan del 2.000 ac, pasando por la épica homérica, las canciones de gesta medievales, hasta cantos épicos rusos que tienen como tema la revolución bolchevique a principios del siglo XX. La poesía épica ha florecido en Asia, en los rincones más occidentales de la Europa medieval, inclusive en el norte de África. La gigantesca amplitud de este fenómeno hace muy difícil obtener conclusiones que tengan una validez general, sin embargo, los diversos estudios emprendidos han conseguido definir ciertos rasgos comunes a los diversos cantos épicos.

 

Un buen punto de partida me parecen las definiciones de Cesare Segre[137], quien, tomando en cuenta los planteamientos de Hegel con relación a los géneros literarios, afirma que la épica tendría que ver con una representación de mundo en un momento determinado de la historia de una comunidad; cuando los límites entre lo individual y lo colectivo no se encuentran diferenciados. Contraria sería la situación de la lírica y el arte dramático, propios de una época en donde la diferencia entre lo colectivo y lo individual se encuentra claramente definida. Por ello, la épica daría cuenta de una mayor objetividad, al narrar hechos y acontecimientos externos al narrador (juglar, bardo, poeta, etc.), mientras que la lírica estaría definida por una mayor subjetividad, en cuanto el poeta habla acerca de sus propios sentimientos y sensaciones.

 

En cuanto a las características intrínsecas del poema épico y refiriéndose específicamente a la épica transmitida oralmente, al menos en sus orígenes, Zumthor afirma: "[es] una historia de acción, la cual concentra sus efectos de significado en el acontecer, dejando de lado ornamentación secundaria. El poema épico escenifica la agresividad viril en virtud a alguna gran ventura. Básicamente, narra un combate y selecciona de sus protagonistas un personaje poco común, el cual provoca nuestra admiración, pese a que puede no salir victorioso en todas las pruebas"[138].

 

Manuel Alvar da un paso más allá de Zumthor, afirmando que a todo relato épico subyace una ´fechoría´. Ésta sería la base para todos los acontecimientos que suceden en el relato. La fechoría puede ser definida como una agresión, una violación al orden natural de las cosas; un robo, una traición, un complot contra el poder legítimo, etc. Este inicio "(...) siempre será el mismo y, por lo general, el desarrollo también suele seguir unas pautas determinadas" [139]. El esquema propuesto correspondería a preparación à fechoría à crisis à resolución. De esta forma, el héroe luchará por restaurar el orden legítimo perdido, recuperar su honor, vengar la afrenta. En este sentido se debe destacar que el final feliz no debe considerarse en relación al héroe, sino en relación a los hechos. Pese a que el héroe puede morir, su muerte ayudará a recuperar ese primer estado, legítimo, que había sido alterado por las fuerzas antagónicas.

 

C. M. Bowra concuerda con estos autores al definir la épica como un "género literario dedicado a ensalzar en verso la actividad de unos seres superiores -dioses, héroes- cuya única meta es recuperar el honor con las más nobles acciones y arriesgados esfuerzos"[140].

 

Todas estas posiciones apuntan hacia un punto común dentro del gran corpus de la poesía épica, a saber, la épica es una poesía narrativa y, como cualquier tipo de narración, tiene por objeto la exposición de sucesos, hechos y cosas. Lo central en el poema épico es la acción y todos los elementos de la obra girarán en torno a ésta.

 

Zumthor, tomando los planteamientos de Edson Richmond, completa esta primera definición agregando que la épica supone: "construcción de una historia con un sólo episodio, en gradaciones dramáticas, o la hiperbólica acumulación de pequeños episodios yuxtapuestos -un sólo personaje (a veces colectivo) luchando contra un adversario más fuerte, generalmente un grupo social"[141].

 

Por su parte, Manuel Alvar agrega otra característica común al género, esta vez desde el punto de vista formal. La épica es poesía y, por consiguiente, se expresa en verso (su forma correspondiente en prosa es la saga). Asimismo, señala que el verso épico rara vez se encuentra organizado en estrofas, "(...) sino que se constituye por un número indefinido de componentes, generalmente de tipo único: son lo que en los cantares de gesta románicos se denominan tiradas, series o laisses"[142].

 

En cuanto a la finalidad deliberada de la épica, ésta se encuentra en directa relación con la satisfacción de una determinada colectividad. Dicha colectividad puede ser expresada en términos espaciales, aunque se trata más de una patria que de un espacio geográfico o zona de expansión. Una ´patria´ en el sentido moral, cultivada y cuidada por generaciones, vivida como una relación dinámica entre el ambiente natural y las modalidades de vida. En este aspecto, cabe agregar el carácter no problemático, sino más bien aseverativo de la épica. La épica no aboga a favor de la adquisición de nuevos valores, sino que describe la defensa y el triunfo de valores ya reconocidos, de los cuales los héroes son portadores[143].

 

Al descubrir las características de difusión de la poesía épica oral, podemos afirmar que, regularmente, la épica es practicada en el centro de un espacio comunitario, aunque pretende expandirse a un área más extensa. "Para su público es la autobiografía de su propia experiencia colectiva (...). En este sentido, ya sea incitada por la memoria del más cercano e incierto evento, erige su ficción, y ésta asimismo, construye un beneficio común, un plano de referencia y una justificación de comportamiento. En la épica no hay una ´edad heroica´ o ´tiempo mítico´, sino el incesante fluido de una experiencia vivida, una integración natural del pasado y presente. Por ello, la información transmitida por el poema puede ser modificada acorde a las circunstancias por las cuales atraviesa en el curso de su tradición"[144].

 

"La épica tiende hacia la exaltación de lo heroico, en términos en que lo heroico significa la exaltación de una especie de superego comunitario. Se ha notado que encuentra un mayor cultivo en las zonas fronterizas, en donde existe prolongada hostilidad entre dos razas, dos culturas -y donde ninguna de las dos es capaz de dominar a la otra. La canción épica cristaliza esta hostilidad y subsana el sentimiento de inseguridad nacido a partir de la competición: la épica augura que todo irá bien, proclama que tendremos el derecho y la legitimidad de nuestra parte. Haciendo esto, forzosamente induce a la acción"[145].

 

"Pese a estar tan íntimamente ligada con lo que crea estabilidad y asegura la continuidad de un grupo, la épica no es menos una alegría de contar y escuchar. Consigue instruir y confortar, y lo hace a través del entretenimiento y la alegría. La épica niega lo trágico. Las catástrofes no son sino una oportunidad de honor. Aunque el héroe sea aplastado y su gente atrapada en el infortunio, el discurso épico trasciende tanto la muerte individual como la colectiva. Sugiere un modelo de acción, además de designar los orígenes y los días finales de un grupo étnico"[146].

 

Según Zumthor, tomando además los planteamientos de otros autores, existirían dos tipos de épica; la épica histórica, definida principalmente por la presencia de fuerzas humanas en combate, como son la Cantar de Roldán, el Cantar del Mio Cid y el Poema de Fernán González, entre otros. Éstas poseen un número considerable de secuencias narrativas que contienen alguna reflexión, ya sea indirecta o directa, de acontecimientos políticos y militares del pasado nacional, aunque, si bien es cierto, el paso del tiempo tendrá un efecto sobre la veracidad de los acontecimientos. El segundo tipo de épica es la épica mitológica, definida por la presencia de fuerzas suprahumanas, las cuales engendran una representación de mundo, deseada y sentida, para siempre completamente diferente. Sin embargo, los límites entre ambos tipos ideales son confusos y están pobremente delimitados[147].

 

Para Zumthor "(...) la épica es un discurso tradicional, en el sentido más duro del término. Aunque uno encuentra parodias épicas, humor e incluso elementos grotescos, la épica es básicamente seria"[148]. Sin embargo, una visión opuesta sostiene el académico Norman Daniel[149], para quien la brutalidad de la acción representada estos poemas no tendría una finalidad realista. Daniel cree que se trata de composiciones burlescas, con un fuerte contenido de humor popular (folkhumour) y que ni el poeta ni el público se tomaban la agresión, el sexo, o la violencia seriamente. Debido a ello, Daniel piensa que el uso de la violencia en los cantares de gesta tendría que ver, por una parte, con el gusto mórbido del público y por otra, respondería a una necesidad de la propia historia, la cual se vuelve más excitante. Según esta concepción, ni las agresiones ni las expresiones violentas, que Daniel cree que responden a formas lingüísticas codificadas propias de estos discursos, producirían un efecto de odio real hacia el villano. De esta forma, la exageración en cuanto a los números, descripciones y matanzas tendría que ver con el aspecto humorístico del relato épico, en donde la violencia aparece de manera irracional y desproporcionada.

 

Mi posición personal es que, por una parte, los planteamientos de Daniel no son válidos para toda la poesía gesta. El corpus a partir del cual él toma sus aseveraciones corresponde a la épica francesa tardía y por lo tanto, se trata de sólo una porción de la poesía épica, caracterizada por un componente ficcional significativamente mayor. La épica francesa mantiene diferencias significativas con la española, siendo esta última de un carácter marcadamente más realista; en Francia la épica perdió muy pronto su carácter informativo inicial, dejándose invadir por lo novelesco y lo fantástico. Su contacto con la historia sólo se mantuvo durante sus primeros siglos de vida. En cambio, la épica española mantuvo su verismo inicial y su contacto con la historiografía se mantuvo hasta el siglo XV[150].

 

Pienso que Daniel no está completamente en lo cierto, en cuanto el poema épico también contiene una fuerte carga nacional, fundacional e identitaria, y, por lo tanto, no puede corresponder a un elemento de mero entretenimiento y diversión. Es cierto que estos últimos están presentes, pues la épica ciertamente era una actividad de esparcimiento, pero también a ella subyace un fondo, una historia común con la cual el pueblo se identificaba y en la cual encontraba sus raíces. La elección de determinados temas y personajes, así como el tratamiento que se les otorga a los mismos no es menor y debe mirarse con detenimiento pues dan cuenta de una determinada visión de mundo y estado de pensamiento.

 

Por su parte, el teórico español Ramón Menéndez Pidal define dos posturas distintas frente al origen y creación de la poesía épica: La Teoría Individualista y la Teoría Tradicionalista.

 

Según la primera de estas posturas críticas la conformación de un poema épico supone la existencia de un autor único, un genio creador. En este sentido es una teoría anacrónica, ya que no toma en cuenta el momento histórico ni sus características.

 

La segunda postura es la Tradicionalista. Ésta presume que tras el origen de un poema épico se encuentra un conjunto de autores, refundiciones y reelaboraciones. El proceso creador estaría definido por un carácter colectivo, en donde todos los autores se sienten anónimos. En las distintas variantes de los poemas se probaría la existencia de múltiples individuos creadores. Según esta teoría, el genio poético no se encontraría arraigado en un individuo único, sino en la vida de una colectividad. El autor estaría influido por sus gustos y características, así como también limitado por ellas. Estas fuerzas colectivas no serían inconscientes ni mecánicas. Al contrario de la posición individualista, esta teoría asume un enfoque diacrónico, en cuanto supone que las refundiciones de los relatos épicos se dan a través del tiempo[151].

 

Según la teoría Individualista, los cantares de gesta habrían nacido en el siglo XI, alejados temporalmente, por espacio de muchos siglos, de los acontecimientos que narran. No tendrían modelos previos y se deberían al esfuerzo de algún clérigo o persona culta. En cambio, para la teoría Tradicionalista, el relato épico surgiría de manera coetánea a los hechos (modelos previos del cantar, hoy perdidos). Con el correr de los años estos serían sometidos a varias refundiciones y procesos de perfeccionamiento y, tras un largo proceso de maduración, surgiría el cantar de gesta.

 

Si bien Pidal destaca que ambas posiciones son igualmente hipotéticas y carecen de pruebas concretas, el sentido común obliga a considerar la teoría Individualista como la explicación menos probable del origen de los cantares épicos, ya que supone que la poesía épica se estrena con sus obras maestras y, casi inmediatamente, comienza su proceso de decadencia. Si este proceso de decadencia de la poesía épica dura varios siglos, es preciso suponer un período similar para su gestación. Resulta absurdo, por lo demás, pensar que España y Francia hayan vivido sin literatura vulgar hasta el siglo XII.

 

En una época más reciente se ha llegado a una solución conciliadora, apuntando que ambas posturas tendrían algo de razón. El poema, en cuanto a hecho imaginativo, tiene su origen únicamente en el poeta, sin embargo en su proceso creador, éste se sirve de materiales pertenecientes al patrimonio colectivo y, desde esta perspectiva, ambas hipótesis podrían se válidas[152].

 

En este sentido, la posición de Menéndez Pidal coincide con los planteamientos posteriores de Norman Daniel, quien afirma que, en el proceso de composición de un cantar de gesta, no participaría un sólo autor, sino varios. Éstos se moverían dentro de una convención, un background colectivo compuesto por ideas y nociones afines, las cuales circulan dentro de una colectividad[153]. Si bien la colectividad condiciona la elección del poeta de un determinado elemento por sobre otros, lo que ya implica una cierta voluntad por parte del autor-intérprete, no se puede admitir que todo el poema sea sólo fruto de este condicionamiento[154]. Este proceso creador colectivo tendría como consecuencia una serie de manuscritos, a veces discrepantes entre sí. Para Daniel, los manuscritos sólo cristalizan parte de esta tradición viviente, de la cual forman parte importante la oralidad, gestualidad, improvisaciones y variaciones de cada juglar: Estos elementos se pierden, dejando a veces sólo huellas de su existencia en le registro escrito, el cual no puede dar cuenta a cabalidad de ellos.

 

A partir de estos planteamientos, debemos hacer una reflexión en torno al problema de la épica y la escritura. Para Alvar, la fijación de un poema épico por escrito es sólo un ´accidente´. La épica sólo es plena y completa en su performance por el juglar y, en este sentido, el texto escrito es tan sólo una parte accesoria del poema. Por consiguiente, el intérprete sabe que él no es el autor, sino sólo un transmisor de un saber colectivo, el cual es conocido por todos. El cantar de gesta narra hechos ya sabidos por el público, por lo tanto la pericia del juglar estará puesta no en la materia contada, sino en la manera como da a conocer estos hechos. Por otra parte, la fijación de los cantares por escrito es mínima en relación a la gran cantidad de obras cuya existencia es indudable y, sin embargo, hoy se encuentran perdidas ya que nunca fueron fijadas. La épica sería por excelencia oral y, sólo cuando hubo una mayor difusión de la escritura y la lectura, cabría la posibilidad de que los poemas se compusieran de manera escrita. "Hay que admitir que algunos cantares de gesta han sido compuestos de forma escrita y para la lectura, en contra de los principios fundamentales del género: es evidente que esto sólo ha podido ocurrir en un momento en que la escritura y la lectura ya estaban suficientemente difundidas entre el público y cuando los materiales para esta labor tenían un precio asequible; es decir, a partir de la difusión del papel [segunda mitad del siglo XII]"[155].

 

A partir de estos procesos, la trama de los poemas épicos se complica y, asimismo, estos se irán agrupando en ciclos, constituyendo largas narraciones, cada vez más novelizadas y alejadas del relato histórico. Así, empieza a perfilarse la aparición de un nuevo género, la novela de caballería, la cual, con un nuevo ímpetu arrastrará consigo a los poemas épicos a partir del siglo XII[156].

 

La asociación de los poemas épicos con los relatos históricos durante la edad media no es un fenómeno extraño, sino todo lo contrario. La mezcla de épica e historia tienen un carácter natural, afirma Menéndez Pidal, para quien este fenómeno se debería al hecho de que "(...) la epopeya es la única historia de los tiempos primitivos, cuando la historia aun no se ha desarrollado, y sólo cuando la historiografía se desarrolla, la epopeya se refugia en el mundo de la poesía y de la ficción exclusivamente"[157].

 

Durante el medioevo, las narraciones de los juglares gozaban de crédito no sólo cultural sino también histórico, por parte del público, razón que constituyó, muy probablemente, la inclusión y glosa de narraciones épicas en las distintas crónicas españolas. Sin embargo, aclara Menéndez Pidal, este proceso no es exclusivo de España ni tampoco de la Estoria de Alfonso X, sino que obedece a una costumbre anterior. Por lo demás, las prosificaciones presentes en las crónicas incluyen cantares de muy distinto valor verista, algunos se encuentran bastante allegados a la realidad histórica, probablemente debido a que tratan acontecimientos muy próximos y por lo tanto, aun frescos en la memoria popular, mientras que otros se encuentran apartados de ella, como es el caso del Poema de Fernán González, el cual si bien tiene un componente histórico, se encuentra bastante alejado de los hechos[158].

 

Manuel Alvar destaca que es preciso establecer tres momentos distintos, si bien interrelacionados, que participan en el proceso de formación de un cantar, proceso generalmente oscuro y que supone una serie de transformaciones las que, en algunos casos, han alterado a tal punto el hecho histórico que este apenas se puede reconocer. Estos tres momentos serían, a saber: el acontecimiento histórico como tal, la formación de la leyenda épica y su cristalización en un cantar de gesta. "Cada cantar que se nos ha conservado ha sido el resultado de una voluntad artística sumada a una tradición oral que arranca, más o menos fantaseada, de una realidad histórica"[159] .


El Poema de Fernán González y El Cantar de Roldán

"A mediados del siglo XII, época muy probable de la composición del Poema de Fernán González, las preocupaciones políticas del rey castellano Fernando III estaban puestas en la reconquista de las tierras del sur"[160]. El proceso de reconquista condujo a las tierras del norte a un progresivo abandono, producto de la emigración hacia las tierras recientemente conquistadas. Así, los monasterios de Castilla, víctimas de este mismo proceso, fueron cayendo en el olvido y la decadencia. Perdieron las donaciones del Rey y de sus antiguos feligreses, situación que les deparaba a una inminente ruina.

 

Los estudiosos coinciden en adjudicar la autoría del manuscrito del Poema a un autor culto, con casi total seguridad a un clérigo de monasterio de San Pedro de Arlanza, el cual fijó su trabajo durante el siglo XIII. El manuscrito que poseemos hoy data del siglo XV y corresponde a una copia de este original perdido. En este sentido, el texto del Poema es a una refundición culta, muy posterior a la constitución de la leyenda épica, ya conocida para entonces. El carácter clerical de Poema también se evidencia en las largas disquisiciones históricas al comienzo de la obra, las cuales tienen su razón de ser en la función educadora del mester de clerecía. Por otra parte, el origen culto del Poema sugiere una composición de carácter escrito[161].

 

Sólo a partir de ésta reflexión, la cual sitúa el Poema de Fernán González en un determinado contexto, podemos entender la finalidad que subyace en el Poema; hacer de este relato un instrumento de propaganda y difusión del monasterio de San Pedro de Arlanza, dando cuenta además, del estado de abandono en que se encontraba ´Castilla la Vieja´ en el Siglo XIII. Probablemente el autor se proponía atraer la atención de los feligreses hacia la casa monacal, protegida de Fernán González. Para ello elaboró una pieza que le otorga al monasterio un sitial de importancia dentro de la historia y la configuración de la nacionalidad castellana.

Junto con llamar la atención sobre el descuido y abandono de ´Castilla la vieja´, el Poema además es portador de un determinado contenido ideológico: resaltar la independencia de Castilla con respecto a los reinos vecinos. Castilla cuenta además con la ayuda de Dios y del Apóstol Santiago. Subyace a la intervención divina en el poema la intención de otorgarle legitimidad y derecho a las acciones de conde y del condado de Castilla; si Dios se encuentra de parte de Fernán González implica de manera inmediata que sus acciones son legítimas y se encuentran fuera de un juicio o cuestionamiento alguno.

 

El desprecio que se manifiesta hacia los otros reyes de España, cristianos, muestra con claridad de castellanocentrismo del poema. Representa además una tendencia recurrente de la política castellana, quienes a diferencia de Aragón, se caracterizaron por mantener una postura intransigente con los musulmanes y fueron siempre partidarios de la empresa de Reconquista.

 

Héroe y nación aparecerán el la obra como paradigma de la cristiandad. Se procede a la identificación de España con Castilla y de Castilla con un héroe de características determinadas. La culminación de este proceso será que España se erige como baluarte de la cristiandad.

 

Fernán González aparece en el Poema como un ser religioso, que reza ante cada batalla, un gran caudillo y gobernante de su pueblo. "[La figura del conde] se convirtió, siglos más tarde, en una especie de símbolo y compendio de las mejores virtudes del alma castellana, un héroe nacional, campeón y artífice esforzado y magnífico de la independencia, la grandeza y los gloriosos destinos de su país"[162]. Sin embargo, el Fernán González histórico, conde de Castilla nacido a principios del siglo X y muerto hacia junio del 970, parece haber sido, más que un gran caudillo militar y cristiano virtuoso, una persona especialmente dotada para las intrigas políticas. González da señales de inquietud y abierta insurrección, lo que le gana un encarcelamiento en 944 por el rey Ramiro II, quien confisca sus propiedades y le despoja de su dignidad condal. Sin embargo, pronto se reconcilia con el monarca, recobra su confianza y con ésta, el oficio y las atribuciones de conde de Castilla. Incluso logra un vínculo más estrecho con su soberano por medio del matrimonio de su hija Urraca con el primogénito de León, Ordoño.

 

Aun prescindiendo de las narraciones épicas que exageran notablemente sus condiciones políticas y humanas, parece indudable que bajo el mando de Fernán González, Castilla asegura firmemente sus dominios sobre el Duero e incluso prolongó una profunda cuña hasta el sur.

 

La escasez de testimonios no permite dar una exacta visión del papel desempeñado por Fernán González en los enfrentamientos contra el Islam y su contribución efectiva a las empresas de reconquista. Sus encuentros fronterizos con los musulmanes fueron frecuentes, si bien debieron ser de carácter generalmente defensivo. Los testimonios históricos dan cuenta asimismo de la improbabilidad de que el caudillo castellano haya conocido a Almanzor, menos de que se haya enfrentado con él en el campo de batalla. El conde castellano vive, aproximadamente, entre el 890 (fecha hipotética para su nacimiento) y el año 970, mientras que el caudillo Almanzor; entre el 941 y el 1002. Si bien son relativamente contemporáneos, Almanzor nace cuando Fernán González cuenta con 46 años, prácticamente un anciano para la época. En este caso estamos ante un claro ejemplo de ficcionalización del hecho histórico que da pie al Poema, probablemente debido a que: "La figura de un caudillo como Almanzor, indudablemente de más relevancia histórica y política que el llamado ´héroe castellano´, debía tener un indiscutible atractivo para la audiencia del juglar, ya que, mientras las pseudoaventuras del ´buen conde´ se circunscribían a la incipiente Castilla y sus aledaños, la vida y hazañas del gran caudillo musulmán trascendían los límites peninsulares"[163]. Al enfrentar al conde castellano con un enemigo superior, una figura de gran relevancia, el juglar le otorga una mayor importancia a las empresas de su héroe.

 

La inclusión de Almanzor y el ejército árabe en el Poema, así como las rencillas de Fernán González con los reyes de Navarra y León configuran dos polos o ejes que cruzan el Poema. Por una parte encontramos el aspecto nacional; la independencia de Castilla con respecto de los otros reinos cristianos. Por otra parte, aparece el aspecto religioso: la lucha contra Almanzor es una lucha no sólo por el territorio, sino también por la fe. Tres adversarios distintos, Almanzor, Navarra, León, para una misma causa; la independencia de Castilla. De esta forma, el poema consigue aunar los aspectos nacionales y políticos con el aspecto religioso.

En cuanto a la Cantar de Roldán, lo primero que debemos aclarar es que la campaña de los francos en España no fue una guerra santa[164]. Carlomagno se embarca a través de los Pirineos con el fin de ayudar a Suleimán, el wali musulmán de Barcelona, Gerona y Zaragoza. Éste había cruzado los Pirineos el año anterior, para pedirle ayuda al poderoso rey cristiano contra la tiranía del emir de Córdoba. Carlos accedió a ayudarlo y preparó un gran ejército para invadir España con el objeto de poner a Suleimán en el trono y así anexar Iberia a Francia, creando una especie de protectorado. Suleimán aseguraba que la España musulmana se encontraba irremediablemente dividida y que sería muy fácil para Carlomagno conquistarla. "A pesar de la posterior revisión política y épica de todos estos acontecimientos, que parece haberlo cubierto una espesa pátina religiosa, ningún prejuicio afloró en ninguna de las dos partes contrayentes, a propósito de la diferencia de fe"[165].

 

Sin embargo, la campaña española de Carlomagno no reportó grandes beneficios. La ciudad de Zaragoza se rebeló contra el rey cristiano y contra su señor el emir. Los francos cambiaron repentinamente de planes y Carlos se vio obligado a conducir a sus tropas de vuelta a casa.

 

Alrededor del año 1095, encontramos la primera versión existente del Cantar de Roldán. Ésta coincide con la predicación de la primera cruzada por parte del papa Urbano II y, por lo tanto, la mayoría de los estudiosos concuerdan que ésta obedecerá a un proceso de ideologización, en la cual la campaña de Carlomagno en el 778 se transformará en una guerra santa: Carlomagno se convirtió en el rey cristiano por excelencia, y Rolando, en un héroe de la fe que murió por su Dios y su rey, transformándose, de este modo, en el modelo de las virtudes caballerescas acordes con la Iglesia.

El Cantar de Roldán se transforma en una épica nacional, otorgándole significancia religiosa a los actos seculares. La campaña del 778 se ve ´apropiada´ por la mentalidad cruzada, no sólo como guerra santa, sino que además, como una lucha metafísica entre el bien y el mal.

 

Luego de que el resultado de la batalla se esfumara de la memoria colectiva, la campaña del 778 fue reescrita como una batalla entre el bien y el mal, para así otorgarle a los reyes francos y sus herederos un imperativo moral que justifica su gobierno, así como darle a la Iglesia una brillante historia pasada que inspiraría a los soldados en su marcha hacia Oriente. Sin embargo, la historia indica que la Batalla de Roncesvalles fue en realidad un combate entre un grupo formado por una alianza de cristianos y musulmanes contra otro grupo cristiano; los vascones[166].

 

No obstante, esta importantísima transformación de nacionalidad y religión de los adversarios de la batalla no es el único de los cambios introducidos a partir de la novelización o ficcionalización del hecho histórico en su paso hacia el cantar de gesta. Carlomagno tampoco hubiera podido vengar la masacre de su retaguardia, ya que el enemigo se dispersó sin dejar pistas de su paradero, por lo tanto, la lucha final y desenlace de la Cantar es completamente ficticio.

 

Por otra parte, Roland es un personaje cuya existencia es incierta y cuyas acciones parecen increíbles. Sin embargo, su existencia está confirmada en los anales de Eginhard, biógrafo de Carlomagno. En el proceso de conformación de la canción de gesta, la Batalla de Roncesvalles y sus personajes han sido completamente transformados: Roland, quien aparece mencionado escuetamente como prefecto de la marca de Bretaña, se convierte en el sobrino de Carlomagno e hijastro del traidor Ganelón, un personaje completamente ficticio. El compañero inseparable de Roland, Oliveros también es totalmente fabuloso.

Entre los años 800 y 1600, pero sobretodo en el siglo XI, situamos la idea de la guerra santa. Al tiempo de la primera cruzada, el temor al Otro, el cual se evidencia en el Cantar de Roldán, era un sentimiento omnipresente. En la memoria colectiva perduraban las invasiones de los vikingos, los sajones y los ´sarracenos´. Además, existían una serie de terrores apocalípticos que amplificaban el miedo a toda alteridad. En este proceso, la Iglesia intentó restringir las guerras entre cristianos y dirigir la acción bélica hacia el ataque y aniquilamiento del Otro. Contemporáneo a la fijación de la Cantar de Roldán, el Papa Urbano II hizo el célebre llamado a la primera cruzada para recobrar los lugares santos y devolverlos a sus "legítimos´ dueños. También llamó a purgar la zona del Levante de los paganos que la infestaban para así prepararse para el reino de Dios, el reino que no se establecería hasta la suscripción de la verdadera fe.

 

La asunción de la guerra contra España en el sistema cristiano, le dio a los reyes de Francia el legado del poder moral y dio a los cruzados una tradición de victoria y un poema épico para inspirar a sus ejércitos.

Se tiene por seguro que el Cantar de Roldán no había nacido en el 1095, Roland era un individuo famoso mucho antes de la primera cruzada. Pero la obra fue fijada en este momento, porque los clérigos y el rey estaban buscando una manera apropiada de propaganda. La historia de Rolando y la campaña española, les daba los derechos divinos a los franceses, siendo un símbolo de la ´guerra justa´.


Las imágenes y representaciones del Otro en el Cantar de Roldán y el Poema de Fernán González 

Al enfrentarnos con los textos poéticos épicos y sus personajes considerados en este estudio, el lector moderno no puede evitar asombrarse ante la caracterización de los personajes ´sarracenos´, o ´moros´. Ya desde el mismo nombre los ´sarracenos´ son rodeados por un halo de misterio y malevolencia. Sus nombres, en palabras de Franco Cardini, "manifiestan un cierto parentesco con lo mágico y lo demoníaco"[167]. Los sarracenos que enfrentan a Roland en el campo de batalla, llevan por nombre Falsarón, Malprimis, Malcuidant, Malcud, Aelroth, Chernublo, Abismo, por sólo nombrar algunos de los muchos presentes en el cantar. Sorprende la cantidad de nombres que comienzan con la partícula ´Mal´, significativo en cuanto complementa y reafirma una serie de atributos atribuidos a los ´sarracenos´ a lo largo del relato. Lo mismo podría decirse del nombre Falsarón, que evoca a la idea de mentira y falsedad, o Abismo, palabra que puede asociarse a la perdición o al mismísimo infierno.

 

No sólo las personas de los ´sarracenos´ tienen nombres extraños y perversos, sino también sus caballos, sus armas y los lugares de donde provienen. Hay quienes vienen de lugares indudablemente ficticios; Daltión, Balbión, Alferna, Garmalía, otros de comarcas con nombres tenebrosos; Montenegro. Ya sea un lugar real o inventado el juglar no deja de aclarar las características de la comarca de origen de los paganos; provienen de lugares malditos.

 

"En otro lado está Chernublo de Montenegro. Los cabellos le ondean hasta el suelo. Cuando está de buenas lleva, por apuesta, un peso mayor que el que pueden soportar cuatro mulos de carga. Dícese que en la tierra de donde él procede el sol no luce, el trigo no puede crecer, no cae la lluvia, no se cuaja el rocío y no hay piedra que no sea negra. Algunos dicen que ahí mean los diablos"[168].

"Ha huido Marsil, pero se ha quedado su tío el califa, que posee Cartago, Alferna, Garmalía y Etiopía, una tierra maldita. La gente negra está bajo su dominio; tienen grandes las narices y largas las orejas y son en total más de cincuenta mil"[169].

 

Las características físicas de los ´sarracenos´ están directamente relacionadas con sus nombres. Muchos poseen un tamaño y una fuerza física que excede a las capacidades humanas; Chernublo de Montenegro es capaz de acarrear un peso mayor que el que pueden soportar cuatro mulos de carga. De algunos se dice, explícitamente, que son gigantes. Su rostro también es pintado de manera brutal y amenazadora, tienen grandes las narices y largas las orejas, el espacio que hay entre sus cejas puede medir más de medio pie. Los cabellos de algunos ondean hasta el suelo. Se dice que su piel es tan negra como la pez derretida, y que lo único blanco que tienen son los dientes, rasgo al que puede atribuírsele fiereza y salvajismo[170]. La piel negra de los ´sarracenos´ es un elemento que parece llamar la atención del juglar ya que hay insistentes repeticiones de este rasgo a lo largo de la obra[171]. Las características físicas de los ´sarracenos´ apuntan hacia la barbarie y la animalidad: "(...) Cuando Roldán ve a la gente descreída, que son más negros que la tinta y no tienen blanco sino sólo los dientes"[172].

 

Debemos apuntar aquí que hay ´sarracenos´ que son más bárbaros que otros. Si bien la impresión general es que son una masa malvada y terrible, del rey Marfil y sus caballeros cercanos no presentan ninguna característica física de bestialidad o salvajismo, lo que nos inclina a pensar que sus atributos físicos son más bien normales. Pareciera ser que los ´sarracenos´ llegados desde el África o desde tierras remotas y fantásticas son los que presentan mayores rasgos de animalidad. En este sentido, debido a que el rey Marfil vivía en España se tendería a atribuirle características humanas más normales.

 

Por su parte, el Poema de Fernán González tampoco se queda atrás en la representación de los ´sarracenos´:

"Venien y destas gentes syn cuento e syn tiento,/ non eran d´un logar nin d´un entendimiento,/ mas feos que Satan con todo su convento,/ quando sal del infierno suzio e carv[o]niento."[173]

 

En cuanto a las características psicológicas y morales de los ´sarracenos´, estos se distinguen claramente de los caballeros cristianos desde el comienzo de la obra. A diferencia de los caballeros cristianos, regidos por un código de honor inflexible, dispuestos a dar la vida por el rey y la causa, los ´sarracenos´ son cobardes; temen enfrentarse directamente con Carlomagno y planean un falso acuerdo de rendición y conversión, que no tienen intención de cumplir, para que así Carlomagno vuelva a Francia y les deje en paz. Para que dicho acuerdo se lleve a cabo son incluso capaces de sacrificar a sus hijos, entregándoselos al rey franco como rehenes, enviándolos a una muerte segura.

 

"Para San Miguel celebrará muy solemne fiesta. Llegará el día y pasará el plazo, y no oirá de nosotros palabras ni noticias. El rey es altivo y su corazón perverso: hará cortar las cabezas de nuestros rehenes. Es mucho mejor que ellos pierdan las cabezas a que nosotros perdamos la clara España (...) [174] .

 

Sólo una vez que Ganelón les convence de la necesidad de acabar con Rolando están dispuestos a preparar una emboscada contra la retaguardia francesa. Plan que supone un enfrentamiento desigual, debido por una parte a las condiciones de número y, asimismo, debido al factor sorpresa.

 

Los combatientes ´sarracenos´ también se muestran cobardes frente a la fiereza de Rolando, hecho que aboga por la superioridad no sólo física y bélica, sino también moral del héroe franco. Mientras Rolando acepta la muerte con valor, dispuesto a morir por su religión y por su rey, los paganos temen enfrentarse a él y deciden matarle de manera vil: "(...) El conde Roldán es de tan gran fiereza que no será vencido por ningún hombre carnal. Disparemos sobre él y luego lo dejaremos estar"[175].

 

El comportamiento de los ´moros´ es representado asimismo en el Poema de Fernán González. Como paganos e idolatras, los ´sarracenos´ saquean y profanan las iglesias, sin mostrar ningún respeto por Dios: "Dentro en las yglesias fazian establias,/ fazian en los altares muchas fieras follias,/ rrobavan los tesoros de las sacristanias,/ lloravan los cristianos las noches e los dias"[176].

 

Los ´sarracenos´ son crueles y brutales. Realizan actos de antropofagia, lo que es claramente un signo de salvajismo y barbarie. La antropofagia también adquiere el sentido de tortura psicológica ya que se cuidan de hacerlo a la vista de otros cristianos, quienes locos de miedo y dolor, terminan por refugiarse en los montes: "Quiero vos dezir otra cosa que les fizo rretraer,/ prendian a los cristianos, mandavan los cozer,/ ........................................../por tal que les podiessen mayor miedo meter"[177].

 

Los ´sarracenos´ del Poema no respetan nada, acaban tanto con los fuertes como con los débiles, ni siquiera muestran compasión ante los infantes y las madres. Este hecho demuestra un carácter sádico y cruel, lo que también puede tomarse como un signo de bestialidad y deshumanización, ya que, inconmovibles e inmisericordes, matan a quienes no pueden defenderse y no representan ningún peligro para ellos: "Grrandes eran los llantos, grrandes eran los duelos,/ yvan los padres presos, los fyjos e abuelos, /matavan a las madrres los fyjos en brraçuelos,/[e] davan a los padres con los sus fyjuelos"[178].

 

Es necesario apuntar aquí que, pese a este retrato general, a los ´moros´ sí se les reconocen, ocasionalmente, atributos positivos, como la valentía y el arrojo. Por lo menos en lo que respecta al Cantar. Incluso se llega a decir de uno que sería un gran caballero si fuese cristiano: "Dios, que barón, si tuviera cristiandad"[179]. Aunque es necesario precisar que estos atributos positivos se reconocen sólo a nivel individual y nunca colectivo. Asimismo, la exaltación de los valores y atributos del enemigo aparecen teñidos por el lamento de que éste no pertenezca a la ´verdadera religión´. En este sentido, la posición ante los ´sarracenos´ manifiesta un cierto grado de ambigüedad, aunque pequeña: no todos los sarracenos son igualmente malvados, hay algunos valientes y gallardos. Pese a todos sus defectos los ´sarracenos´ aman y vengan a sus muertos, el emir Baligán incluso llora ante la muerte de su hijo.

 

Es difícil determinar si los ´sarracenos´ presentados en ambas obras son realmente tan malos como lo afirma el juglar. Su comportamiento en la guerra y en la batalla no difiere mucho con el de los cristianos. Pese a lo brutales que pueden ser con el enemigo, en general son leales entre sí, muestran aflicción por la pérdida de familiares y amigos. Pese a las constantes afirmaciones del poeta acerca de la perfidia y crueldad de los ´moros´, una reflexión a partir de los hechos presentados, nos descubre que esa maldad intrínseca y total no es tal, sino que obedece a las condiciones de guerra y enemistad. En este sentido resulta significativo apuntar que los ´sarracenos´ son malos porque le llevan la contra a los cristianos y estos son, por definición, ´buenos´.

 

Podría decirse, a partir de los retratos revisados más arriba, que los ´moros´ son representados como anti-caballeros tanto en lo físico como en lo moral. Se les presenta con claros rasgos animalescos; el cabello largo, fuerza sobrehumana, anchas cabezas, grandes narices y orejas. Todo lo contrario a la imagen idealizada de los caballeros cristianos: limpios, gentiles, nobles, de cuerpo gallardo y blancas y hermosas manos. En cuanto a lo psicológico y moral, mientras los caballeros cristianos son representados como valientes y arrojados, portadores de una fe y una lealtad a toda prueba[180], los ´sarracenos´ son retratados como cobardes, viles, conspiradores y malvados. En este sentido estamos frente a una clásica posición maniqueísta, en la cual ser cristiano o ´sarraceno´ se define en virtud de una oposición excluyente, donde los rasgos que manifiesta uno carecen en el otro y viceversa.


Guerra, religión y violencia

Dentro de la representación de los ´sarracenos´ en ambas obras, un punto importantísimo es el tema de la religión. Independientemente de lo que lo que el público de la edad media sabía o no sabía sobre la religión de Islam, los ´sarracenos´ en el Cantar del Roldán aparecen adorando a una improbable trinidad islámica de tres dioses; El profeta Mahoma, divinizado[181], el dios griego Apolo y una divinidad inventada, Tervagán. La mayoría de los estudiosos concuerdan que la invención de esta supuesta trinidad sarracena obedece a un intento de equiparar ambas religiones, lo que le permitirá al poeta efectuar comparaciones, para, posteriormente, dar cuenta de la supremacía de la religión cristiana. "Aquel Mahoma, que nos tiene bajo su dominio, y Tervagán y Apolo, nuestro señor, salven al rey y a la reina"[182]; "La posee el rey Marsil, que no ama a Dios: sirve a Mahoma e invoca a Apolo. No se puede preservar de que el mal le alcance"[183].

 

El culto a estos dioses es de carácter idólatra; los "sarracenos´ adoran las imágenes de estos, las cuales difieren de la imagen cristiana cuya divinidad está en el referente externo y ultraterreno que evoca y no en el ídolo en sí.

 

"Corren hacia el monumento de Apolo que está en una gruta; lo increpan y lo insultan ignominiosamente: ¡Ah dios malvado!, ¿por qué nos haces tal afrenta? ¿Por qué permitiste que nuestro rey fuera derrotado? Mal salario das a quien te sirve.´ Luego le quitan en cetro y la corona; con las manos lo cogen por encima de una columna, lo tiran al suelo entre sus pies y con gruesos garrotes lo apalean y lo destrozan. Quitan a Tervagán de su carbunclo y echan a Mahoma dentro de un foso y los cerdos y los perros lo muerden y pisotean"[184].

 

En este sentido, el tema de la falsa fe es un rasgo presente en ambos poemas. Ante la derrota o la dificultad, los paganos increpan a Mahoma y reniegan de su fe. Esto demostraría, por una parte, la ilegitimidad de dichas divinidades, quienes no poseen un poderío real y, impotentes frente al verdadero Dios, no son capaces de ayudar a sus fieles. Asimismo, le permite al poeta contrastar ambas creencias y establecer la supremacía del cristianismo frente al Islam. "El fracaso de los sarracenos era una prueba de la superioridad del cristianismo sobre el Islam. Quedaba demostrado también que el cristianismo era la verdadera religión y el Islam la falsa; Cristo el verdadero hijo de Dios, Mahoma un falso profeta"[185]. Por otra parte, este fenómeno da cuenta del talante moral de los creyentes, quienes ante cualquier dificultad abandonan su fe e increpan a sus dioses. "Ffoya Almonzor aguis de algarivo,/ Diziendo: ¡Ay, Mafomat, en mal ora en ty fyo!/ -non vale tres arvejas todo tu poderio-/ [tod] el mi grran[d] poder es muerto e catyvo"[186].

 

Otro rasgo significativo respecto a la religión de los ´sarracenos´ es la suposición de que se encuentran asociados con el mal y el demonio. En el Poema de Fernán González las malas acciones de los moros están instigadas por el demonio, quien obra a través de ellos. También se les asocia a lo diabólico debido a su aspecto físico y su color de piel.

 

Así también, en el Cantar, cuando los sarracenos mueren en el campo de batalla acuden los diablos a llevarse su alma: "Descarga el golpe y el sarraceno cae; los diablos se llevan su alma"[187]; "El pagano cae al suelo pesadamente; Satanás se lleva su alma"[188]. Lo que contrasta con la muerte del paladín franco: "Ofrece a Dios su guante diestro; San Gabriel lo toma de su mano. Le sostenía con el brazo la cabeza inclinada. Con las manos juntas ha ido a su fin. Dios le envió a su ángel querubín y a San Miguel del Peligro; junto con ellos vino San Gabriel. Llevan al paraíso el alma del conde"[189].

 

La contienda entre ambas religiones se presenta en el contexto de la lucha armada. La actitud del bando cristiano es clara; el ´sarraceno´, ese Otro distinto, es inasimilable y, por lo mismo, resulta amenazador y debe ser aniquilado. Roldán le responde a los sarracenos "No puedo amar a los vuestros: en vosotros están el orgullo y la injusticia"[190]. El rey de los francos manifiesta una posición similar: "(...) No debo conceder ni paz ni amor a un pagano. Recibe la ley que Dios nos reveló, el cristianismo, y te amaré al instante"[191].

 

Una vez que los cristianos han tomado Zaragoza, la postura intransigente de los francos se lleva a cabo. El Islam, distinto e inasimilable, debe ser destruido, así los ´sarracenos´ deben morir si es que se niegan a abrazar la fe de Cristo:

"El emperador ha tomado Zaragoza. Por mil franceses ha hecho registrar las ciudades, las sinagogas y las mahomerías. Con mazas de hierro y las hachas que llevan destruyen las imágenes y todos los ídolos: no quedará ni sortilegio ni falsedad. El rey cree en Dios, quiere cumplir su servicio; y sus obispos bendicen las aguas y llevan a los paganos hasta el baptisterio. Si ahora hay alguno que se oponga a Carlos, lo hace prender, quemar y matar"[192].

 

La violencia de la guerra es retratada con una clara conciencia estética. Se describen escudos, espadas engastadas de piedras preciosas y ricas armaduras: "Empuña a Durandarte, que vale más que el oro fino, y acomete, el barón, lo más que puede bajo el yelmo gemado en oro; corta la cabeza, la cota, el cuerpo, la buena silla con gemas doradas y profundamente el espinazo del caballo. Los mata a ambos, quienquiera que lo maldiga o lo alabe"[193]. Las imágenes de la guerra son precisas y terribles, pero así mismo manifiestan mucha fuerza y plasticidad: "¡Quién le viera lanzar un muerto sobre otro y la clara sangre correr por el suelo! Loriga y brazos lleva ensangrentados, y su buen caballo el cuello y las espaldas"[194]; "Nuestras espadas son buenas y cortadoras y las volveremos bermejas de sangre caliente"[195].

El poeta valoriza también los contrastes, así, la clara sangre se desparrama sobre la hierba verde, o sobre las flores. La descripción del paisaje es sobrecogedora "En pleno mediodía hay grandes tinieblas"[196]; "Los montes son altos, tenebrosos y grandes"[197]; "Altos son los montes y tenebrosos los valles, grisáceas las rocas y temibles los desfiladeros"[198] .

 

Tanto de Cantar como el Poema manifiestan una estética de la guerra. Las imágenes de la lucha armada, la muerte y el escenario en que se desarrolla la batalla reciben un cuidadoso tratamiento artístico. Esto nos permite suponer, por una parte, que sí hay un goce estético presente en los cantares y, en este sentido, nos acercamos a la postura de Norman Daniel, para quien los recursos estilísticos de estos cantares obedecen exclusivamente a un propósito de entretenimiento y diversión. Sin embargo, no debemos olvidar que, bajo el tratamiento estético de las imágenes, los temas y el paisaje, existen motivos profundos; existe un mensaje, una proclamación de identidad y un determinado contenido ideológico. En este sentido, no se puede pasar por alto que el poema épico es las dos cosas a la vez; un goce de contar y escuchar, una actividad de esparcimiento y diversión, pero también el vehículo portador de ciertos contenidos ideológicos, vinculados con la nacionalidad, la religión y una visión de mundo en particular.


Conclusiones

A partir del estudio de las diversas representaciones de los ´sarracenos´ o ´moros´ en los poemas abordados, es posible señalar que la visión del musulmán se construye en virtud de una oposición excluyente con la figura del cristiano. Esta oposición se da tanto a nivel físico, como a nivel moral; los unos son blancos, los otros negros; los unos bellos y gallardos, los otros feos y deformes; los cristianos son valientes y leales, y los otros, ´los moros´, cobardes y tramposos. Esta dinámica se da incluso en el plano religioso; Padre, Hijo y Espíritu Santo; Mahoma, Tergavant y Apolo. "La visión castellana [y europea] del muslime es una simple reproducción invertida, un negativo fotográfico, de nuestro semblante y aspecto"[199].

 

En virtud de esta forma de representar, visualizar y ´entender´ la Otredad, la cual se mantiene hasta nuestros días, habría que preguntarse si, bajo estas circunstancias, la comprensión y el diálogo con el Otro será alguna vez posible. Asimismo, debemos reflexionar acerca de las consecuencias de esta postura a lo largo de los siglos, así como tomar conciencia de su importancia en el discurso político actual de Occidente.

En este sentido, no se debe pasar por alto el hecho de que estos relatos épicos son narraciones hechas por y para Occidente, son historias que llevan la pesada marca de su lugar de origen, haciéndose cargo, necesariamente, de todo un conjunto de estereotipos, clichés y prejuicios, propios de la mentalidad y visión de mundo occidental; Europa se piensa a sí misma y piensa a los Otros. En ningún caso los ´sarracenos´ representados en estos poemas dan cuenta de un individuo real y concreto o, en su defecto, de un pueblo, sino que estas representaciones obedecen a la fantasía e imaginación de sus creadores; estos se encuentran insertos en un determinado contexto epocal, geográfico y religioso, en el cual los poetas y juglares se encuentran más preocupados de satisfacer el imaginario colectivo que de representar con justicia la realidad de un mundo ajeno, complejo y distinto.

 

Una lectura conciente y ´objetiva´ nos permitirá descubrir, además, que los ´sarracenos´ no son tan ´malvados´ como el juglar afirma que son. Su comportamiento, al igual que el de los caballeros cristianos, obedece a la dinámica del enfrentamiento y la lucha armada. Según esto no habría razón alguna por la cual debieran entregarse a los cristianos sin luchar. Tampoco se les puede considerar traidores ya que no han jurado fidelidad alguna a los cristianos. En este sentido, debemos señalar, como ya se dijo más arriba, que los sarracenos son malvados en virtud de su caracterización como el reflejo negativo de los cristianos y los cristianos son ´buenos´ por definición.

 

Asimismo, habría que preguntarse qué pasaba en tiempos de paz, tiempos de relativa convivencia, intercambio económico, traducciones y viajes. La creencia en que existía una incomunicación casi total entre el mundo cristiano y el mundo musulmán es indudablemente falsa, por lo menos en lo que concierne a España. A partir del año 1130, las escuelas de traductores se encargaron de incorporar al saber occidental el enorme caudal del conocimiento árabe. Por otra parte, las empresas de reconquista incorporaron población mozárabe e hispanoárabe a las zonas recientemente sometidas al dominio cristiano. La convivencia de ´moros´ y cristianos se manifiesta también en el plano literario; así lo plantea Álvaro Galmés de Fuentes, quien insiste en que, durante la Edad Media, existía un escenario de comunicación y aprendizaje mutuo entre los juglares de ambas culturas: "(...) Conocida es también la importancia de la juglaría musulmana en las cortes, regias o señoriales, de la España Cristiana"[200]. Por su parte, Fernando de Toro Garland afirma: "Piénsese que España no vivió 800 años dividida en campos irreconciliables y, las más de las veces, la población hispanoárabe, en una mezcla natural, se agrupaba a escuchar a los juglares"[201]. Podemos preguntarnos, entonces, cuál habría sido la posición de la población mozárabe o hispanoárabe frente a estas representaciones, así como qué habrían pensado de los héroes cristianos y sus antagonistas ´sarracenos´. Tristemente, sin embargo, tal vez nunca podamos saberlo.

 

Por último, también debemos señalar que los estudiosos concuerdan en que en las canciones épicas subyace el recuerdo de una memoria colectiva, memoria que recoge acontecimientos de tiempos duros, violentos y oscuros. Los últimos siglos de la Alta Edad Media se caracterizaron por invasiones de diferentes pueblos, las cuales tuvieron devastadoras consecuencias; vikingos, sajones, normandos y musulmanes asolaron las costas europeas sembrando el pánico y la destrucción a su paso. Pese a que los musulmanes no fueron los protagonistas exclusivos de estas incursiones, más bien, como afirma Cardini[202], fueron víctimas, los occidentales los consideraron- y, más importante aún, los recordaron- como los más directos y primeros responsables de sus penurias. Hay una pervivencia en la memoria colectiva del horror de estos acontecimientos y, estos sentimientos de miedo, enemistad y rechazo, fueron transmitidos de generación en generación:

 

"Con el paso del tiempo, la memoria de los asaltos mediterráneos y de las guerras en la península ibérica parece haberse exagerado desmesuradamente mediante la repetición y en parte también a través de la tradición épica: con razón o sin ella, estas invasiones se han considerado el ´desafio´ al que se esperaba que las cruzadas dieran respuesta"[203]

 

Estamos frente a un verdadero trauma cultural del ´subconsciente´ europeo. La memoria de Europa recoge y transmite el recuerdo horroroso de estos acontecimientos. De esta forma, los encuentros con el Otro se encontraran siempre -e inevitablemente- asociados a la imagen de destrucción, muerte y saqueo. Es en este recuerdo, distante y temible como un fantasma de la memoria, en el cual pudiera encontrarse la base del rechazo, el desprecio y la intolerancia hacia el Otro. Trauma del cual, tristemente, ni la tecnología, ni los viajes, ni el comercio o la globalización han podido liberarnos.


Bibliografía.

  1. Actas del primer consejo internacional sobre la juglaresca. Madrid: Edi-6, 1986.

  2. Alvar, Manuel: Épica Española Medieval. Madrid: Editorial Nacional, 1981.

  3. Anónimo: El Cantar de Roldán. Martín de Riquer, ed., Madrid: Espasa-Calpe, 1982 (1960).

  4. Anónimo: La Chanson de Roland. Joseph Bedier, ed., Paris: L´Edition d´ Art, 1924.

  5. Anónimo: Poema de Fernán González. Alonso Zamora, ed., Madrid: Espasa-Calpe, 1946

  6. Cardini, Franco: Nosotros y el Islam; historia de un malentendido. Barcelona: Editorial Crítica, 2002 (1999)

  7. Daniel, Norman: Heroes and Saracens. Edinburgh: Edinburgh University Press, 1984.

  8. ------------------: Islam and the West, the making of an Image. England: Oneworld, 2000 (1960).

  9. Galmés de Fuentes, Álvaro: Épica árabe y épica castellana. Barcelona: Ariel, 1978.

  10. Menéndez Pidal, Ramón: De primitiva lírica española y antigua épica. Buenos Aires: Espasa- Calpe, 1951.

  11. ------------------------------: Reliquias de la poesía épica española. Madrid: Espasa- Calpe, 1951.

  12. Segre, Cesare: "Géneros". Principios de análisis del texto literario. Barcelona: Crítica, 1985.

  13. White, Hayden: "The historical text as a literary artifact". Tropics of discurse; essays in cultural criticism. EEUU: Johns Hopkins University Press, 1978.

  14. Zunthor, Paul: "The Epic". Oral poetry, an introduction. Minneapolis: University of Minnesota Press, 1990 (1983).

Enlaces Web

  1. Dominic, Mark: Holy war in the song of Roland : the « mitification » of history.

  2. En: http://surj.stanford.edu/archives/2003-04HolyWar.html

  3. González Galicia, Rosario: Una nación para un héroe: el poema de Fernán González.

  4. En: http://babab.com/mp04/fernan_gonzalez.htm

  5. Moreno Herández, Carlos: Raíces medievales del nacional catolicismo: el poema de Fernán González.

  6. En: http://parnaseo.uv.es/Lemir/Revista/Revista3/Moreno.htm

  7. Serrano, Luciano: Fernán González; prólogo y estudio preliminar.

  8. En: http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/05812752100547273089079/p0000001.htm#3.

  9. Riquer, Martín; Valverde Pacheco, José María: La épica Medieval. Versión electrónica en: http://www.ciudadseva.com/textos/estudios/roldan/epica.htm

 

[136] Anónimo: La Chanson de Roland. Joseph Bedier, ed., Paris: L´Edition d´ Art, 1924. p.80, v.1015.

[137] Segre, Cesare: "Géneros". Principios de análisis del texto literario. Barcelona: Crítica, 1985. p.277

[138] Zumthor, Paul: "The Epic". Oral poetry, an introduction. Minneapolis: University of Minnesota Press, 1990 (1983). p.81.La traducción es mía.

[139] Alvar, Manuel: Épica Española Medieval. Madrid: Editorial Nacional, 1981. p.9

[140] Bowra citado en Alvar, Manuel: Épica Española... Op. Cit. p.10

[141] Edson Richmond, citado en Zumthor, Paul: Oral poetry...Op. Cit.p.84. La traducción es mía.

[142] Alvar, Manuel. Épica Española... Op.Cit. p.11.

[143] Cf. Bowra en Alvar, Manuel: Épica Española... Op.Cit. p.12

[144] Zumthor, Paul: Oral poetry... Op.Cit. p.84. La traducción es mía.

[145] Op.Cit. p.85. La traducción es mía.

[146] Op.Cit. p.84. La traducción es mía.

[147]Cf. Zumthor, Paul: Oral poetry... Op.Cit. p.85. La traducción es mía.

[148] Op.Cit. p.88. La traducción es mía.

[149] Daniel, Norman: Heroes and Sarracens. Edinburgh: Edinburgh University Press, 1984.

[150] Cf. Menéndez Pidal, Ramón: Reliquias de la poesía épica española. Madrid: Espasa-Calpe, 1951. p. xxiii.

[151] Cf. Menéndez Pidal, Ramón: Reliquias... pp.viii-ix

[152] Cf. Alvar, Manuel: Épica Española... Op.Cit. p.26

[153] Cf. Daniel, Norman: Heroes and Sarracens... p.7.

[154] Cf. Alvar, Manuel: Épica Española... Op.Cit. p.33

[155] Alvar, Manuel: Épica Española... Op.Cit. p.33

[156] Cf. Op.Cit. p.42

[157] Menéndez Pidal, Ramón: De primitiva épica española y antigua épica. Buenos Aires: Espasa- Calpe, 1951.p.52.

[158] Cf. Op.Cit. p.52

[159] Alvar, Manuel: Épica Española... Op.Cit. p.23

[160] González Galicia, Rosario: Una nación para un héroe: el poema de Fernán González. Versión electrónica en: http://babab.com/mp04/fernan_gonzalez.htm

[161] En este sentido debemos agregar que, para diversos estudiosos como Manuel Alvar, tanto la aparición del tema de los monasterios como el de las reliquias es posterior a la formación de la leyenda épica: "La presencia monástica en los cantares de gesta y en las prosificaciones ulteriores pertenece a una época relativamente tardía (...) debemos admitir que los centros monacales están aprovechando un éxito al que fueron, en su origen, ajenos; la leyenda precedió al culto eclesiástico" Alvar, Manuel: Épica Española... Op.Cit. p.57.

[162] De Toro Garland, Fernando: Actas del primer congreso internacional sobre la juglaresca. p.234

[163] De Toro Garland, Fernando: Actas...Op.Cit. p.232

[164] Franco Cardini junto a otros estudiosos concuerdan en que el concepto fue acuñado mucho después.

[165] Cardini, Franco: Nosotros y el Islam; historia de un malentendido. Barcelona: Editorial Crítica, 2002 (1999) p.23

[166] Cf. Cardini, Franco: Nosotros y el Islam...Op.Cit. p.56.

[167] Cardini, Franco: Nosotros y el Islam...Op.Cit. p.88.

[168] Anónimo: El Cantar de Roldán. Martín de. Riquer, ed., Madrid: Espasa-Calpe, 1982 (1960).pp.46-47

[169] Op. Cit.p.76.

[170] Esto también puede relacionarse con la antropofagia, rasgo comúnmente asociado a los sarracenos en las canciones épicas y que veremos más adelante en Fernán González.

[171] Existía la creencia, derivada de la exégesis bíblica, que asociaba lo negro de la piel con el mal y con Satanás -a diferencia de la blancura y pureza de Dios. Según esto, los sarracenos serían negros debido a que se encuentran manchados por el pecado.

[172] Anónimo: El Cantar de Roldán. Op. Cit.p.76.

[173] Anónimo: Poema de Fernán González. Alonso Zamora, ed., Madrid: Espasa-Calpe, 1946 p.117

[174] Anónimo: El Cantar de Roldán. Op.Cit.pp.16-17

[175] Op.Cit.p.84.

[176] Anónimo: Poema de Fernán González. Op.Cit. p.26

[177] Op.Cit.p.27

[178] Op.Cit. p.215

[179] Anónimo: El Cantar de Roldán. Op.Cit.p.115.

[180] "Por el señor debe sufrir el vasallo muchos males y soportar fuertes fríos y grandes calores, y debe perder sangre y carne". Anónimo: El Cantar de Roldán. Op.Cit.p.51

"Señores barones, Carlos nos ha dejado aquí; debemos morir por nuestro rey. ¡Ayudad a sostener la cristiandad! (...) Si morís, seréis santos mártires y tendréis asiento en el más alto paraíso". Op.Cit. pp.51-52.

[181] Resulta significativo apuntar acá que Alá no aparece mencionado en ninguno de los dos poemas revisados, sino que es el profeta Mahoma quien, asumiendo el estatuto de ídolo y divinidad, a la cual se le rinde un culto personal, concentra el poder como la deidad más importante de esta trinidad ficticia.

[182]Anónimo: El Cantar de Roldán. Op.Cit. p.101.

[183] Op.Cit. p.15.

[184] Op.Cit. p.97.

[185] Pena, Ben: Actas...Op.Cit. p.94

[186] Anónimo: Poema de Fernán González Op.Cit. pp.80-81

[187] Anónimo: El Cantar de Roldán. Op.Cit. p.64

[188] Op.Cit. p.56

[189] Op.Cit. p.91

[190] Op.Cit. p.65

[191] Op.Cit. p.128

[192] Op.Cit. p.131.

[193] Op.Cit. p.65

[194] Op.Cit. p.58

[195] Op.Cit. p.46

[196] Op.Cit. p.61

[197] Op.Cit. p.73

[198] Op.Cit. p.41

[199] Goytisolo, Juan: Crónicas Sarracinas. Madrid: Alfaguara, 1989 (1981). p.12

[200] Galmés de Fuentes, Álvaro: Épica árabe y épica castellana. Barcelona: Ariel, 1978. p.51

[201] De Toro Garland, Fernando: Actas... Op.Cit. p.232

[202] Cf. Cardini, Franco: Nosotros y el Islam...Op. Cit. p.28

[203] Op. Cit. p.2

Sobre nuestras Cookies Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information